Parras, pueblo mágico con sabor a uva y nuez

Ubicado en la parte central del sur de Coahuila, en medio del desierto, el Pueblo Mágico de Parras de la Fuente es un oasis rodeado de viñedos, nogales y calles históricas que invitan a recorrerlas.

Tierra natal de Francisco I. Madero, fue fundado en 1598, aunque 20 años antes empezó su poblamiento. Sus mantos freáticos lo hacen una franja de tierra fértil en el desierto. Se incorporó al programa Pueblos Mágicos en 2004, gracias a su historia, tradiciones, arquitectura y gastronomía.

Es sede de la casa vinícola más antigua del continente, Vinícola San Lorenzo, fundada en 1597, y de Casa Madero, en 1893. A finales del siglo XVIII empezó, en 899 hectáreas, el cultivo del nogal. Hoy es uno de los principales productores de nuez en Coahuila, tercer lugar nacional, sólo detrás de Chihuahua y Sonora.

Entre sus atractivos están el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe; un manantial en la parte posterior de la antigua Hacienda del Perote con al menos 40 mil murciélagos y El Fuque, llamativo, oscuro y profundo río subterráneo, con un emocionante recorrido por un conducto de 500 metros bajo tierra.

Sus festividades incluyen, el 18 de febrero, Fundación de Parras, con danzas de Matachines y otros eventos; 3 de mayo, Fiesta del Santo Madero, con misas, música y danzas; 9 y 10 de agosto, Fiestas de la Vendimia, organizadas por Casa Madero, con juegos mecánicos, fogatas y toritos pirotécnicos y, en los primeros días de noviembre, el Festival del Dulce y la Nuez, en la que se reúnen dulceros regionales y ofrecen las deliciosas golosinas derivadas de nuez, uva, piñón, higo y cajeta.

Lee también: San Antonio Hool, un espacio donde conjuga la historia y la modernidad.

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Prev
Una app para los tipo de cambio

Una app para los tipo de cambio

Se abrieron las fronteras, se camina sin cubrebocas por muchas calles y los